Rehabilitación Después del Ictus

04/12/2023

COMPARTE VÍA

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook

Imagina un interruptor que, en un instante, apaga funciones vitales en tu cuerpo; eso es lo que sucede con un ictus, un evento repentino que puede cambiar vidas. Pero en medio de la adversidad, existe un camino de recuperación que se ilumina con la esperanza de la rehabilitación.
En el artículo de hoy, exploramos el mundo de la rehabilitación después del ictus y cómo la neuromodulación está cambiando la forma en que las personas se recuperan.

¿Qué es el Ictus?

Un ictus ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva oxígeno y nutrientes al cerebro se bloquea por un coágulo o se rompe. Esto hace que parte del cerebro no reciba la sangre (y el oxígeno) que necesita, provocando la muerte de las células cerebrales afectadas. Este fenómeno repentino impacta directamente en la función cerebral, dando lugar a desafíos físicos y cognitivos significativos.

alt"Plasticiad-Cerebral-Importancia-Neuromodulación"

La Importancia de la Rehabilitación Post Ictus

La rehabilitación post-ictus se erige como un componente vital en el viaje hacia la recuperación. No solo busca restaurar funciones físicas y cognitivas, sino que también se convierte en una de las bases para mejorar la calidad de vida del paciente y su familia.

A través de ejercicio físico, terapia ocupacional y trabajo cognitivo, el objetivo de la rehabilitación no se limita a la recuperación de funciones perdidas, sino también el potenciar la confianza e independencia. No es solo una cuestión de volver a aprender habilidades; es un proceso integral que abarca un trabajo físico, mental y emocional.

¿Cuándo comienza la rehabilitación?

En el ámbito de la recuperación post-ictus, el tiempo es un factor crítico. Tan pronto como se estabiliza la condición médica del paciente y se le autoriza, comienza el proceso de rehabilitación. El tratamiento temprano presenta una ventana crítica para ampliar la recuperación del cuadro, aprovechando al máximo la plasticidad cerebral.

En los primeros días, y semanas después del ictus, los profesionales de rehabilitación trabajan en estrecha colaboración con el paciente para establecer metas realistas y diseñar un plan personalizado, que puede durar hasta 12 meses. Este plan puede abarcar desde ejercicios de fisioterapia y trabajo cognitivo hasta terapias específicas según las necesidades individuales de cada caso.

Es importante destacar que la rehabilitación es un proceso continuo, a medida que el paciente avanza en su recuperación, la planificación se ajusta para ajustarse progresivamente al cuerpo y la mente. El compromiso del paciente y el equipo profesional son esenciales para lograr resultados óptimos.

Rehabilitación Post Ictus

Neuromodulación y su rol

Dentro de los diferentes acercamientos, la neuromodulación destaca como una herramienta importante en la recuperación, aplicada en conjunto con terapias específicas orientadas a abordar los déficits generados por el ictus. La aplicación controlada de estímulos que modulen la actividad cerebral han probado.

La neuromodulación actúa trabajando de manera específica sobre las áreas afectadas por el ictus, estimulando la plasticidad cerebral y facilitando la regeneración de vías neuronales.

En términos más prácticos, la neuromodulación puede mejorar la función motora y la cognición, teniendo una repercusión en la calidad de vida. La estimulación magnética transcraneal (TMS) y la estimulación eléctrica transcraneal (tDCS) son dos de los ejemplos de tecnologías de neuromodulación que cuentan con mayor respaldo en este contexto.

Lo más importante de la neuromodulación es su capacidad para aplicarse de forma personalizada, cada paciente es único, y la neuromodulación permite adaptar la terapia a las necesidades individuales. Esta personalización precisa puede acelerar la recuperación y mejorar los resultados a largo plazo, potenciando los procesos que genera el cerebro de forma natural durante la rehabilitación.

Más información sobre:

El largo camino

El viaje hacia la recuperación tras sufrir un ictus está repleto de desafíos, pero también es un camino lleno de esperanza, en el cual la rehabilitación juega un papel crucial. La aplicación cada vez más extendida de la neuromodulación, sumada a las terapias personalizadas, está marcando una notable diferencia, abriendo nuevas posibilidades y brindando esperanza a los pacientes después de un ictus.

Es importante reconocer que cada paso en este proceso representa un avance hacia una vida más plena y autónoma. Gracias al esfuerzo conjunto de pacientes, familias y profesionales, la rehabilitación post-ictus presenta un pronóstico cada vez más alentador, incorporando herramientas y técnicas que guían el tratamiento hacia una recuperación más completa.

COMPARTE VÍA

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook

POST RELACIONADOS

Anterior
Siguiente

IDIOMA